Olor, color y sabor


Olores, colores y sabores. Cataratas   de sensaciones producidas por un vino que penetra en la memoria silenciosa de los sentidos sorprendiendo los recuerdos más primigenios.

Monasterio de La Oliva

2015


Atractivo color rubi claro y aromas de frutos rojos donde las notas de grosella seducen y atrapan para acompañar este vino con un aperitivo.

2016


Presencia de madera, astringencia seca, cuerpo robusto y ratificación de que la garnacha estará en las mejores mesas del mundo. Vino excelente que se entregará en mayo de 2018.

Leer más.

 

Refectorio


Caldo equilibrado y en boca  persistente, con cuerpo y acidez propios. Fresco en boca, y suave como la seda. Taninos nobles integrados en el vino. Un gran vino.